Como empezar a redactar un tfg

Sabemos lo que sienten los estudiantes durante el último año de la carrera cuando tienen que elaborar el TFG, porque muchos de vosotros no sabréis como empezar a redactar un tfg, ni qué pasos tenéis que seguir para obtener el título académico. Por eso mismo, hemos querido hacer el siguiente artículo, para ayudarte a ti y a todos los universitarios como tú a poder superar con creces el TFG que tenéis que entregar durante estos meses.

Por lo que, vamos a darte las claves necesarias para que puedas aprender a como empezar a redactar un TFG, aunque ya sabes que si no tienes tiempo ni quieres complicarte, puedes contactar con nosotros para que podamos ayudarte en este tema y conseguir que apruebes a la primera.

¡Ahora sí, sigue leyendo porque entramos en materia y te lo contamos todo!

Como elegir el tema del TFG

Empezar a redactar un TFG no es tarea fácil, pero mucho menos es elegir el tema del TFG. Es lo esencial para poder seguir elaborando el resto del documento. Por eso deberás de:

  • Reflexionar sobre tus intereses
    Identifica tus áreas de interés: Piensa en las clases, lecturas o discusiones que hayan despertado tu curiosidad o pasión. Es más probable que te mantengas motivado a lo largo del proceso de investigación si eliges un tema que te interese genuinamente.
    Evalúa tus fortalezas: Considera en qué materias o habilidades sobresales y cómo podrían influir en la elección de tu tema.
  • Investiga la literatura existente
    Realiza una investigación preliminar: Antes de decidirte por un tema específico, explora la literatura existente para asegurarte de que hay suficientes recursos disponibles. Esto también puede ayudarte a identificar posibles huecos en la investigación que tu trabajo podría llenar.
    Consulta con profesores y colegas: Hablar con académicos y compañeros puede proporcionarte ideas valiosas y perspectivas sobre áreas de investigación emergentes o subexploradas.
  • Considera la viabilidad
    Evalúa la disponibilidad de datos y recursos: Asegúrate de que tendrás acceso a los datos, herramientas y otros recursos necesarios para llevar a cabo tu investigación.
    Ten en cuenta las limitaciones de tiempo: Sé realista respecto al tiempo que tienes disponible para completar tu TFG. Algunos temas pueden requerir más tiempo del que dispones debido a la complejidad de la investigación o la dificultad para obtener datos.
  • Define el alcance y los objetivos
    Especifica tu tema: Un tema demasiado amplio puede ser abrumador y difícil de manejar. Trata de delimitarlo a un aspecto específico que puedas investigar a fondo.
    Establece objetivos claros: Define lo que esperas lograr con tu investigación. Esto te ayudará a mantener tu estudio enfocado y organizado.
  • Consulta con tu tutor o asesor
    Busca orientación académica: Tu tutor o asesor puede ofrecerte orientación valiosa sobre la pertinencia y viabilidad de tu tema propuesto. También pueden sugerirte ajustes o enfoques alternativos que no hayas considerado.
    Confirma la aprobación del tema: Asegúrate de que tu tema cumpla con los requisitos del programa y recibe la aprobación formal antes de proceder.
  • Prepara una propuesta preliminar
    Desarrolla una propuesta de investigación: Esto te ayudará a estructurar tus ideas y presentar tu tema de manera coherente. Incluye tus objetivos de investigación, preguntas clave, metodología preliminar y cualquier otro elemento que sea relevante.

Desde el primer momento debes ser flexible, pues es posible que necesites ajustar tu tema a medida que avanzas en tu investigación. Mantén una actitud abierta y adaptable. También, es importante buscar originalidad, así mientras trabajas para encontrar un equilibrio entre tus intereses y la viabilidad, puedes intentar elegir un tema que aporte algo nuevo a tu campo de estudio.

Como empezar a redactar la introducción de un TFG

La introducción de tu TFG es la primera impresión que tendrán tus lectores sobre tu investigación. Es tu oportunidad para captar su interés, presentar el problema de investigación y establecer la relevancia de tu trabajo. Es por eso, que es crucial que empieces de la mejor manera posible. Mira el proceso fundamental que tienes que elaborar:

  1. Identifica y define el problema de investigación
  2. El primer paso para escribir una introducción efectiva es identificar claramente el problema de investigación. Describe el contexto y las circunstancias que rodean el problema, y explica por qué es importante abordarlo. Esta sección establece el propósito de tu TFG y justifica la necesidad de tu estudio.
  3. Establece tus objetivos y preguntas de investigación
  4. Una vez definido el problema, es momento de presentar tus objetivos y preguntas de investigación. Estos deben ser claros, específicos y medibles. Los objetivos guiarán el desarrollo de tu investigación, mientras que las preguntas de investigación focalizarán tu estudio hacia áreas concretas de interés.
  5. Haz una breve revisión de la literatura relevante
  6. Incluir una breve revisión de la literatura en tu introducción te permite presentar el estado actual del conocimiento en tu área de estudio. Muestra cómo tu investigación se inserta en el diálogo académico existente y cómo contribuirá a expandir o desafiar las comprensiones actuales.
  7. Describe la metodología (opcional en la introducción)
  8. Aunque algunas introducciones de TFG incluyen un breve adelanto sobre la metodología, esto es opcional y depende del estilo de tu disciplina académica. Si decides incluirlo, ofrece una visión general de los métodos que utilizarás para abordar tu pregunta de investigación.
  9. Presenta la estructura de tu TFG
  10. Finalmente, proporciona a tus lectores una hoja de ruta de tu trabajo. Describe brevemente cómo está organizado el resto de tu TFG y qué pueden esperar encontrar en cada capítulo o sección.

Como consejos profesionales que te damos nosotros, después de hacer miles de TFGs, es que mantengas tu introducción concisa y enfocada. Evita detalles innecesarios y asegúrate de que cada oración contribuya a presentar tu estudio de manera clara y efectiva. Recuerda, la introducción es solo el comienzo de tu argumento, no el lugar para profundizar en detalles que serán desarrollados en capítulos posteriores.

Como empezar a redactar un estado de la cuestión TFG

El estado de la cuestión es el núcleo literario de tu investigación, un componente esencial que sitúa tu trabajo dentro del contexto académico más amplio. Para empezar a redactarlo sigue las siguientes instrucciones:

  • Selección de fuentes relevantes
    Identifica las fuentes clave: Comienza con una búsqueda exhaustiva de literatura relevante, incluyendo artículos de revistas, libros, tesis, entre otros. Utiliza bases de datos académicas y motores de búsqueda especializados en tu área de estudio.
    Evalúa la calidad y relevancia: No todas las fuentes son igualmente válidas. Prioriza aquellas que son más recientes, citadas frecuentemente y publicadas por autores o editoriales reconocidas en tu campo.
  • Lectura y análisis crítico
    Lee de forma crítica: No se trata solo de resumir lo que otros autores han dicho, sino de analizar sus argumentos, metodologías y conclusiones. Identifica las fortalezas, debilidades y posibles sesgos en sus enfoques.
    Identifica los vacíos en la investigación: Una parte crucial del estado de la cuestión es detectar dónde faltan conocimientos o hay poco consenso entre los investigadores. Esto justificará la necesidad y relevancia de tu propio estudio.
  • Organización temática
    Estructura por temas o conceptos: Organiza la literatura en torno a temas principales, teorías o preguntas de investigación, en lugar de hacerlo por autores o cronológicamente. Esto ayuda a identificar patrones, tendencias y debates en el campo.
    Relaciona con tu investigación: Haz explícito cómo cada sección del estado de la cuestión se relaciona con tu pregunta de investigación o hipótesis. Muestra cómo tu estudio se construye sobre o diverge de trabajos anteriores.
  • Redacción coherente y cohesionada
    Utiliza una voz académica: Mantén un tono formal y objetivo. Usa la tercera persona y evita juicios de valor sin respaldo de evidencia.
    Crea transiciones suaves: Asegúrate de que cada sección fluye lógicamente a la siguiente. Utiliza frases de transición para conectar ideas y facilitar la lectura.
  • Cita adecuadamente
    Sigue un estilo de citación consistente: Ya sea APA, MLA, Chicago u otro, asegúrate de que todas tus citas y referencias bibliográficas cumplan con las normas del estilo elegido.
    Evita el plagio: Asegúrate de parafrasear adecuadamente y citar todas las fuentes de información. El estado de la cuestión debe ser un trabajo original, aun cuando esté basado en el análisis de literatura existente.

Al escribir el estado de la cuestión, mantén siempre el foco en cómo esta sección apoya y fundamenta tu investigación. Debes demostrar un conocimiento profundo del tema y destacar la contribución única que tu TFG aportará al campo de estudio.

Como empezar a redactar un resumen de un TFG

El resumen de tu TFG debe ser claro, conciso y capaz de captar la esencia de tu investigación en pocas palabras. Sigue estos pasos para asegurarte de que tu resumen cumpla con estos requisitos:

  • Comprende los requisitos
    Longitud y formato: Antes de empezar, verifica las directrices específicas de tu universidad o programa académico respecto a la longitud y el formato del resumen. Generalmente, un resumen no debe exceder las 300 palabras.
  • Identifica los componentes clave
    Un resumen efectivo debe incluir:
    Objetivo de la investigación: Describe brevemente el propósito de tu estudio y la pregunta de investigación principal.
    Metodología: Explica de forma sucinta cómo realizaste tu investigación. Incluye los métodos, enfoques o técnicas utilizadas.
    Resultados principales: Presenta los hallazgos más significativos de tu estudio. Sé específico y utiliza datos cuantitativos cuando sea posible.
    Conclusiones: Resume las principales conclusiones de tu investigación y su relevancia. Menciona cómo tu estudio contribuye al campo de conocimiento y cualquier implicación práctica o teórica.
    Palabras clave: Incluye un conjunto de palabras clave relevantes al final del resumen para facilitar la indexación y búsqueda de tu trabajo.
  • Escribe de manera clara y concisa
    Sé preciso: Evita el uso de jerga técnica innecesaria y asegúrate de que tu resumen sea comprensible para un público amplio.
    Evita detalles excesivos: No incluyas tablas, figuras, citas o referencias en el resumen. Concéntrate en los puntos más importantes.
  • Redacción y revisión
    Escribe después de finalizar el TFG: Aunque el resumen aparece al principio de tu documento, es mejor escribirlo una vez hayas completado el resto del trabajo. Esto te asegura que el resumen refleje fielmente el contenido de tu TFG.
    Revisa y edita: Una vez escrito, revisa tu resumen para asegurarte de que es coherente y no deja preguntas sin responder. Pide a alguien más que lo lea y te dé su opinión para garantizar su claridad y efectividad.

Aunque el resumen es breve, es una de las partes más significativas de tu TFG. Dedica tiempo a perfeccionarlo, ya que muchos lectores decidirán si leen el resto de tu trabajo basándose en la calidad y claridad de tu resumen.

Como empezar a redactar las conclusiones para un TFG

Las conclusiones son una de las partes que más suele costar a los estudiantes. Esto es así, porque no es sencillo extraer las principales conclusiones del TFG, puesto que a veces nos podemos confundir con la información principal a la secundaria. Para que esto no te pase, mira cómo puedes empezar a redactar las conclusiones para un TFG:

  • Revisa tus objetivos y preguntas de investigación
    Antes de empezar a escribir, vuelve a tus objetivos iniciales y preguntas de investigación. Las conclusiones deben responder directamente a estos puntos, confirmando hasta qué punto se han cumplido o respondido.
  • Resumen de hallazgos principales
    Sintetiza los resultados clave: Comienza resumiendo los hallazgos más importantes de tu investigación. No es necesario que repitas todos los datos presentados en el cuerpo del trabajo, sino que debes destacar los resultados que son más relevantes para tus objetivos y preguntas de investigación.
  • Interpreta tus hallazgos
    Reflexiona sobre el significado de tus resultados: Más allá de simplemente listar tus hallazgos, debes explicar qué significan en el contexto de tu campo de estudio. Considera cómo tus resultados se relacionan con las expectativas teóricas o con los resultados de otros estudios relevantes.
  • Discute las implicaciones
    Implicaciones teóricas y prácticas: Identifica las consecuencias de tus hallazgos para la teoría existente y para la práctica dentro de tu campo de estudio. ¿Cómo tu trabajo expande, desafía o profundiza el entendimiento actual del tema?
  • Limitaciones y futuras direcciones de investigación
    Reconoce las limitaciones: Todas las investigaciones tienen limitaciones. Reconocerlas no solo refuerza la credibilidad de tu trabajo, sino que también proporciona un contexto valioso para tus hallazgos.
    Sugiere futuras investigaciones: Basándote en tus resultados y limitaciones, propón áreas para futuras investigaciones. Esto muestra que tienes una visión crítica de tu trabajo y que entiendes su lugar dentro de un contexto investigativo más amplio.
  • Conclusión final
    Resalta la contribución de tu investigación: Termina tus conclusiones reafirmando cómo tu TFG contribuye al cuerpo de conocimiento en tu campo de estudio y cualquier implicación práctica que pueda tener.
    Hazlo memorable: La conclusión es lo último que leerá el examinador sobre tu trabajo, así que esfuérzate por dejar una impresión duradera. Resume los aspectos más impactantes de tu investigación y destaca su valor añadido.

Como consejos para la redacción de la conclusión te decimos que lo primero es que debe ser claro y directo. Tienes que evitar introducir información nueva y centrarte en cerrar tu argumento de manera coherente. Además de asegurarte de que tus conclusiones estén alineadas con el contenido y los argumentos presentados en el cuerpo de tu TFG.

Nosotros te redactamos el TFG

En TFGS Academy estamos acostumbrados a ayudar a gente como tú a superar esta parte del proceso universitario. Es por eso, que, si necesitas ayuda desde el primer momento o en alguna parte del TFG, puedes contar con nosotros y te ayudaremos en todo lo que necesites.

Contamos con docentes universitarios especializados en todas las áreas académicas, por lo que sabemos de primera mano lo que quieren y buscan tus profesores. No esperes más tiempo y contacta con nosotros. Estaremos encantados de poder ayudarte.